La lucha contra el fraude y la desinformación

Algunas de las 1.5 millones de papeletas anticipadas recibidas por el Departamento de Elecciones del Condado Maricopa, que forman parte del récord de 2.3 millones de papeletas entregadas en todo el estado a solo cuatro días para las elecciones de noviembre de 2020. (Foto cortesía Departamento de Elecciones del Condado Maricopa)

WASHINGTON – El director de seguridad de la información del condado de Maricopa dijo que el condado fue capaz de manejar las amenazas cibernéticas a las elecciones de 2020, pero manejar la percepción pública de los resultados frente a la desinformación de las redes sociales ha sido más un desafío.

“Todos vimos en 2020 que la gran mayoría de lo que se comunicaba a través de los medios de comunicación, sociales y tradicionales, francamente no era cierto, pero se llevó a dar la sensación de que había fraude”, dijo Lester Godsey, director de información del condado. “Pero no hay evidencia de eso en todos los ámbitos”.

Los comentarios de Godsey se hicieron eco de funcionarios federales de seguridad electoral, quienes dijeron que las elecciones de 2020 eran seguras, pero una de las lecciones aprendidas es que “la percepción es la realidad”: las agencias gubernamentales tendrán que hacer un mejor trabajo de lucha contra la desinformación en el futuro, dijeron.

“CISA (Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de infraestructura) comenzará a trabajar con funcionarios electorales específicamente sobre cómo están rastreando la información, y cómo están siendo transparentes sobre sus medidas de seguridad electoral”, dijo Geoff Hale, un asesor de la agencia federal, que estaba en el panel.

La discusión fue grabada a principios de abril, pero se emitió el jueves con Arizona involucrada en una disputa entre funcionarios del condado de Maricopa y el Senado estatal, cuyos líderes republicanos han ordenado una polémica auditoría de las elecciones del condado.

Esto a pesar del hecho de que los resultados fueron verificados en dos auditorías forenses separadas ordenadas por el condado en febrero. A pesar de que los comentarios de Godsey fueron grabados antes de que comenzara el recuento real de papeletas por parte de la firma privada Cyber Ninjas, los críticos de la auditoría dijeron que son más relevantes hoy en día.

No estamos seguros de cuáles son los motivos de los funcionarios, pero el condado Maricopa ha tomado la posición de difundir la verdad en tantas plataformas como sea posible”, dijo Fields Moseley, director de comunicaciones del condado. “La conclusión es que la elección se realizó con integridad, pero no podemos hacer a la gente que crea eso, ellos van a creer lo que quieran”.

La pelea de auditoría se desató en las redes sociales oficiales la semana pasada, cuando la presidenta del Senado estatal Karen Fann escribió a los supervisores de Maricopa exigiendo respuestas a “tres problemas serios” que se habían encontrado durante la auditoría.

Sin embargo, antes de que el condado pudiera responder a la carta, los auditores tuitearon una afirmación de que el condado había “eliminado un directorio lleno de bases de datos electorales” antes de entregar el equipo electoral.

Eso se convirtió rápidamente en una afirmación del expresidente Donald Trump de que toda la base de datos electoral del condado había sido eliminada.

Eso fue demasiado para los funcionarios del condado, la mayoría de los cuales son republicanos, que enviaron a Fann una carta que llamó a las “acusaciones falsas, difamatorias y por debajo de la dignidad del Senado”. La carta instó a Fann a abandonar la investigación de auditoría diciendo, “nos está perjudicando a todos”.

El condado respondió entonces a los auditores, tuiteando que las preguntas planteadas por “los llamados ‘auditores’ del Senado demostraron una “falta de conocimiento de la ley electoral” y hablan “más de su ineptitud que de la integridad de nuestros empleados dedicados”. Para ir al punto, el condado creó el hashtag, #RealAuditorsDont.

El miércoles en un editorial para CNN, el encargado del registro del condado Maricopa Stephen Richer criticó al Senado y a los Ninjas Cibernéticos, “que no tenían experiencia electoral previa de revisar un pequeño condado en las elecciones de 2020”, por hacer -y luego amplificar- afirmaciones falsas sobre la elección.

“La verdad es que no hay pruebas sólidas de fraude significativo en las elecciones del 3 de noviembre en el condado Maricopa. No hay pruebas sólidas de que la elección en el condado Maricopa haya sido robada al expresidente Trump”, dijo Richer, un republicano. Instó a otros republicanos a “decir la verdad” y proteger la integridad de futuras elecciones.

Las llamadas en busca de comentarios de Fann, Cyber Ninjas y el ex Secretario de Estado de Arizona Ken Bennett – quien está sirviendo como enlace entre la firma y el Senado – no fueron devueltas inmediatamente el jueves.

A pesar de la niebla de incertidumbre que se ha creado en torno a los resultados de las elecciones, Godsey, Hale y Cynthia Kaiser – jefa de sección de la división cibernética del FBI – dijeron que no tienen pruebas de que el fraude afectara los resultados de las elecciones de 2020.

Kaiser señaló un informe desclasificado en marzo por el Consejo Nacional de Inteligencia que decía que no había pruebas de que extranjeros trataran de manipular procesos electorales como el registro, el voto o el escrutinio de las papeletas. Pero hubo esfuerzos de Rusia, Irán y, en menor medida, de Hezbolá, Cuba y Venezuela, para influir en las elecciones promoviendo a un candidato sobre el otro o socavando la confianza pública en las elecciones.

Eso incluyó esfuerzos para amplificar y crear contenido falso en las redes sociales, tanto por grupos extranjeros como nacionales, dijo Kaiser y los demás.

En Arizona, Godsey dijo que se presentó como “Sharpiegate”, la afirmación durante las elecciones de un marcador de tinta oscura nombrado en inglés como sharpie, de alguna manera invalidaría los votos por manchar la papeleta. La acusación fue rápidamente abordada por la Secretaria de Estado Katie Hobbs, pero no antes de que la afirmación se hiciera viral en las redes sociales.

“Siempre va a haber un segmento de la población que rechaza el mensaje del mensajero, especialmente cuando el mensajero es el gobierno federal”, dijo Hale.

Kaiser dijo que hay mucho que el gobierno puede hacer, pero que necesita alentar a los votantes a dar un paso adelante y hacer su parte.

“Lo que podemos aprender de esto es que todos tenemos que ser mejores consumidores de las redes sociales y la información que estamos tomando”, dijo.


Este reportaje fue redactado originalmente en inglés por Brooke Newman