Tras fallecimiento de su hija, una familia apoya investigación de muertes maternas

“Mi fe me sigue motivando”, dijo Vicente Garcia mientras estaba de luto por el fallecimiento de su hija. “Definitivamente hay momentos difíciles, pero estoy logrando salir adelante”. (Julio Lugo/Cronkite Noticias)

Arianna Dodde fue al hospital donde nació su tercer hijo Adrian en agosto.

Tres días después, comenzó a sangrar porque su útero se había desgarrado, y tuvo un ataque al corazón. Tenía 23 años cuando murió.

Dodde tuvo un embarazo sano, todo fue normal y ella debería estar viva dijo su papá Vicente Garcia. Garcia apoya una propuesta legislativa que creará un comité asesor para investigar y revisar las muertes maternas.

Según el último informe del Departamento de Servicios de Salud de Arizona (DHS por sus siglas en inglés) sobre la salud materna de 2012 a 2015, aproximadamente 1,000 mujeres estadounidenses murieron por causas relacionadas con el embarazo cada año. El mismo informe indicó que la población hispana o latina representó la mayoría de las muertes relacionadas con el embarazo con un 35 por ciento durante el mismo periodo.

La tasa de mortalidad materna en los Estados Unidos aumentó más del doble entre 2000 y 2014, según los Institutos Nacionales de Salud.

Al momento no hay datos actualizados sobre estos casos, y se conoce muy poco sobre sus causas. Las muertes maternas son algo que no ocurre con frecuencia, pero es devastador para una familia.

“Cada muerte materna es una tragedia que puede tener efectos secundarios no solo dentro de su propia dinámica familiar, sino también en toda nuestra sociedad”, dice un informe de DHS. El 89 por ciento de las muertes relacionadas con el embarazo se pueden prevenir, agrega el reporte.

Will Humble, director ejecutivo de la Asociación de Salud Pública de Arizona, dijo que para lograr eso se necesitan datos.

El proyecto de ley SB1040 formaría un comité asesor para investigar las muertes maternas y las lesiones de mujeres relacionadas con el parto en Arizona. El comité usaría la investigación para recomendar cambios en las leyes para prevenir muertes, la mayoría de ellas como resultado de problemas cardíacos, de hipertensión o hemorragia.

California creó grupos similares en los últimos años que crearon políticas hospitalarias de “sentido común”, lo que llevó a una dramática caída en las muertes maternas, dijo Humble.

Y una ley federal, “Prevención de Muertes Maternas”, que se aprobó en diciembre financiará grupos de investigación en estados para investigar estas muertes.

Humble, un exdirector de DHS, dijo que el informe del estado vino de un equipo de revisión, pero la ley no requiere que se realice una investigación cada año. El nuevo proyecto de ley permitiría que se hagan revisiones cada año.

La senadora Kate Brophy McGee patrocinó el proyecto de ley después de que se enteró de lo que le pasó a la familia de Dodde en una reunión de vigilancia vecinal en el vecindario de Sunnyslope, en el centro norte de Phoenix.

“El líder del vecindario me dijo que había sufrido toda esta tragedia, y eso despertó mi interés,” dijo Brophy McGee, una republicana que representa al Distrito 28, que incluye el centro de Phoenix y partes de Paradise Valley.

El proyecto de ley pasó en el Senado y por el Comité de Hogar y Salud de la Cámara de Representantes, pero aún debe ser aprobada por el pleno de ese órgano legislativo y contar con la firma del gobernador Doug Ducey para convertirse en ley.

Vicente usa su dolor por la muerte de su hija como combustible para crear conciencia sobre los riesgos.

“No quiero que otra familia pierda a alguien innecesariamente. Podría suceder en cualquier momento, en cualquier lugar, a cualquier familia, a cualquier segmento de la sociedad”, dijo Garcia.