Soñadores rechazan llegada de Jon Kyl al Senado

El gobernador Doug Ducey designó a Jon Kyl para ocupar el puesto del senador John McCain en el Senado de los E.E. U.U. el martes 4 de septiembre de 2018. (Foto por Celisse Jones/Cronkite News)

La llegada del senador Jon Kyl al Senado como sucesor del difunto senador republicano John McCain generó opiniones encontradas entre activistas pro-inmigrante sobre el posible impacto que su presencia pueda tener en el futuro de una reforma migratoria en el Congreso.

“Mi primera reacción: no me gustó”, dijo Dulce Matuz, voluntaria de la Coalición por el Dream Act, en alusión a un proyecto de ley que hubiese permitido la legalización de jóvenes que llegaron al país sin documentos o permanecieron aquí con una visa vencida.

“Jon Kyl tiene un record de no apoyar a los soñadores y tiene un record de no apoyar las políticas de inmigración e inmigrantes”, afirmó.

Matuz dijo que Kyl está apoyando la postura del presidente Donald Trump y va a inyectar más dinero en la frontera sin presentar soluciones para el sistema migratorio que contemplen la realidad de la comunidad inmigrante.

La activista expresó que el senador de 76 años, no es partidario de abrir un camino a la ciudadanía para los jóvenes dreamers sino que los ve como ciudadanos de segunda clase.

Kyl fue senador por 18 años y se retiró en 2013. Este miércoles tomó posesión de su nuevo cargo tras ser nominado por el gobernador de Arizona, Doug Ducey.

En el 2007, Kyl presentó una propuesta de reforma migratoria en el Senado que hubiese permitido la legalización de 12 millones de inmigrantes indocumentados, siempre y cuando se cumpliesen primero ciertas condiciones, como por ejemplo: el asegurar la frontera.

“A lo largo de su carrera política ha estado en contra de la inmigración”, explicó Angel Díaz, un joven beneficiario de DACA, un programa de acción diferida que lo protege en contra de ser deportado.

Díaz destacó que Kyl se opuso al Dream Act, y que votó a favor de enviar a la Guardia Nacional a la frontera y no cree que cambie de postura, aunque opinó que tiene mucho poder por su experiencia para impactar cambios en las leyes de migración.

Díaz va a ser estudiante de Paradise Valley Community College este semestre a través del internet, pero ha tomado tiempo afuera de escuela porque se ha visto obligado a pagar una matrícula escolar más cara como si no fuese residente del estado, por ser beneficiario de DACA.

El estudiante enfatizó que hubiese sido mejor que escogieran a un senador que apoya a la comunidad latina con valores similares a McCain.

No todos protestaron el regreso de Kyl al Senado.

“En primer lugar, creo que fue un movimiento muy sabio”, dijo Reymundo Torres, miembro de los Republicanos Latinos de Arizona, un grupo que aboga por la representación de los hispanos en ese partido. “Fue una buen idea meter a una persona que no tendría ambiciones personales”, agregó.

Kyl anunció que no se postulará para este puesto en el 2020.

Torres aseguró que Kyl será diferente a McCain en sus posturas sobre una reforma migratoria, pero aún así tampoco adoptará la plataforma del presidente Trump, sino que tendrá un punto de vista intermedio.

Para el republicano latino, el senador representará mejor a este grupo de ciudadanos como él, de lo que han sido representados hasta el momento en Washington D.C.